La Mútua Crouco Serpreco Mútua Valors

Mutua y Mutualismo

Los orígenes de las mutualidades de previsión social los encontramos en los gremios y cofradías de la Edad Media. De hecho, podríamos decir que en Cataluña siempre ha habido un sentimiento corporativo muy arraigado y una fuerte tradición de pertenencia a un colectivo.

Las mutualidades son entidades sin ánimo de lucro que, sin embargo,deben generar beneficios para asegurar su permanencia y que desempeñan una actividad aseguradora complementaria o alternativa a la Seguridad Social y actúan bajo los principios de protección personal, solidaridad, gestión profesional y organización democrática.

Hoy en día, en Cataluña, las mutualidades dependen de la Dirección General de Política Financiera y Seguros del departamento de Economía y Finanzas de la Generalitat y están reguladas por la legislación de las mutualidades de previsión social, recogida en la ley 30/1995 de Ordenación y Supervisión de Seguros Privados, y por el reglamento correspondiente de noviembre de 1998.

Por otra parte, la Federación de Mutualidades de Cataluña se ocupa de la representación y defensa de los intereses del mutualismo social catalán. Actualmente está integrada por 117 mutuas y mutualidades de previsión social, que proporcionan cobertura aseguradora a casi un millón de personas, es decir, aproximadamente el 17% de la población de Cataluña.

La Mútua dels Enginyers es una de las entidades federadas y ocupa una vicepresidencia en la junta rectora de la Federación.

LA MÚTUA DELS ENGINYERS

La Mútua dels Enginyers nace en 1958 como instrumento del Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña para poder llevar a cabo uno de sus mandatos estatutarios, el de “organizar y desarrollar la previsión social entre sus colegiados”, en un momento en que la Seguridad Social no daba cobertura a los titulados superiores de ingeniería industrial, ni tampoco a los arquitectos, abogados y médicos.

La excepcionalidad de ese momento ha permitido que la Mútua dels Enginyers sea en la actualidad una de las pocas mutualidades de previsión social con el atributo de alternatividad al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Así pues, el colectivo de ingenieros industriales puede escoger entre la Mútua y el régimen de la Seguridad Social como sistema de previsión profesional.

La Mútua es, por tanto, una entidad estrechamente ligada al Colegio aunque, debido a su idiosincrasia, precisa de órganos de gestión propios en los que el Colegio también está representado.

En estos momentos, podemos definir la Mútua como el instrumento capaz de atender a las necesidades de previsión y seguro del colectivo de los ingenieros industriales, tanto desde el punto de vista personal como profesional, siguiendo los criterios de los propios ingenieros.

En 1988 la Mútua dels Enginyers fue autorizada para actuar como entidad gestora de planes y fondos de pensiones y encabezó la creación del primer fondo asociativo en el Estado. A lo largo de estos años ha promovido y creado diversos fondos de pensiones que permiten canalizar los ahorros destinados a la jubilación.

En 1989 la Mutua de los Ingenieros constituyó la correduría Serpreco, (servicios de previsión colegial), con el objetivo de completar la posibilidad de ofrecer más coberturas y en todos los ramos a los ingenieros industriales i su entorno. Así, la Mutua junto con Serpreco han hecho posible desde entonces la cobertura de los máximos riesgos tanto personales, familiares, patrimoniales y empresariales del colectivo.

Durante los últimos años también ha aportado soluciones en el terreno de la gestión patrimonial y ha creado y puesto en marcha diversos productos y servicios para dar respuesta a esta necesidad del colectivo de los ingenieros.